Amor estrafalario (por decir algo)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Amor o tontería, ¿qué será?

¿Preparadas/os para acometer un desafío a la hipergilipollez?

Ojito, que a continuación vamos a hablar de cosas muy locas y FU-ER-TES

Se dice que hay revistas, o lugares (o lo que sea) femeninos o feministas ¿son o pueden ser lo mismo? (a veces ¿erróneamente? denominados así –> porque incitan a la perpetuación de conductas estúpidas, por ejemplo) o a saber cómo llamarlos que, a través de sus páginas y rincones satinados, influencian a cierto(s) sector(es) de la población. Por eso su labor tal vez habría de ser la del fomento de la igualdad (¿se puede interpretar el feminismo así antes de que todo se nos vaya (más) de las manos?), el compañerismo y la camaradería entre la pareja vs servilismo y autoanulación, al principio voluntaria eso sí ¿Nos suena alguna corriente, bastante extendida, en la que el sacrificio (para algunos/as pero no para otros) está a la orden del día, bien aceptado y asimilado por lo general?, como mecanismos de funcionamiento (dominio dicen) de la relación. Lo más llamativo es que se asocie más o menos indirectamente lo femenino (a quien se le concede la ilusión del control) con doblegarse ante las necesidades de la pareja y que se induzca a pensar que esto es un predictor del éxito/duración para su historia de amor.

  1. ¿Qué es o puede ser lo femenino (entonces, por extensión, hay algo (actitud/es) que se denomine(n) lo masculino)?
  2. ¿Qué es hacer el gilipollas?
  3. ¿Qué es ser imbécil o no tener un mínimo de amor propio?
  4. ¿Qué es ser un/a espabilado/a?

A continuación vamos a desglosar estas y otras cuestiones que responderán más bien al sentido común ¿alguien sabe, conoce o recuerda qué es eso? No pasa nada. Vamos a refrescar, reinventar o actualizar el concepto. La buena noticia es que se puede llevar a la práctica, otra mejor es que será válido para todos los géneros y la final consiste en que adquirirlo y practicarlo aporta crecimiento y madurez (ya hablaremos luego de qué es esto).

Comencemos con el análisis de esperpentos  claves románticas y ¿dulces?

‘Hay dos cosas que hacen que un noviazgo prospere: generosidad y amabilidad…’

Románticos

Sabemos que, en una pareja 10, quien lleva las riendas del romanticismo es… (a rellenar al gusto). Y ¿qué es el romanticismo? Pues bien, veamos qué dicen los diccionarios sobre ello:

Romanticismo:

Movimiento literario, artístico e ideológico de la primera mitad del siglo XIX en que prevalece la imaginación y sensibilidad sobre la razón y el examen crítico.

Reacción contra el espíritu racional y crítico de la Ilustración y el Clasicismo que favorecía:

  • La conciencia del Yo como entidad autónoma y dotada de capacidades como la fantasía y el sentimiento.
  • La originalidad frente a la tradición clasicista.
  • La creatividad frente a la imitación de lo antiguo.
  • La obra imperfecta, inacabada y abierta frente a lo perfecto, concluido y cerrado.

Parece que no tiene demasiado que ver con la idea prefabricada de sumisión o semiservilismo (¿protagonizada mayoritariamente por las mujeres?) ¿No?

‘prevalece la imaginación y sensibilidad sobre la razón y el examen crítico’.

¿Imaginación y sensibilidad son características sólo femeninas? ¿Qué relación guardan con el sutil componente de sumisión y que subyugará a la pareja? (ayudando en la cuestión del… Siguiente línea)

Dominio

¿Necesitamos ‘dominar’ al otro/a para que la historia funcione? ¿Para que el caballero, muy masculino (¿y qué coño es eso?) nos salve de a saber qué problemas que, como damiselas femeninas y románticas (¡y dale! A ver, volved un poco más arriba y releed algunas de las características del romanticismo mencionadas), no sabemos cómo atajar? Eso sí, se promete a esas mujeres sacrificadas que, después de esos actos tan ¿Cómo llamarlos? ¿Estúpidos? El premio es una ilusión de dominio, una especie de ‘todo está bien y funciona como tú quieres porque, con esas pequeñas renuncias, llevas la relación cómo y hacia donde tú quieres’.

Amor, soy yo girl-flowers by Alexander Shutskow
¿Soy lo bastante modosita?

¿QUÉ ME ESTÁS CONTANDO?

‘Haz cosas sin esperar nada a cambio’

¿A santo de qué no hay por qué esperar que nos agradezcan algo? Vale, no es que tengamos (todos/as) que estar esperando constantemente una respuesta por cada cosa que hagamos. Aun así, dar gracias es un gesto de educación y cortesía básicas, ¿no sabemos acaso que los detalles bidireccionales en las relaciones son generadores de vínculos y marcadores del trato dispensado entre las personas?

‘Él escogerá el programa/película para ver, tú te adaptarás’. Igual en un arrebato de dadivosidad se siente generoso y a ti también te gusta.

¿Se sienta generoso y escoja…?

man-jumping-into-the-water
¿No soy taaan mono que me lo merezco todo?

¿Qué tienes en casa, un compañero (se intuye que no mucho, pero lo mismo son visiones distorsionadas, vaya usted a saber)? ¿Un dios al que has de adorar? ¿Adáptate? ¿Es algo habitual? ¿Y siempre tiene que pringar la misma persona? WTF? Si no te gusta el programa que elige siempre puedes cultivarte, claro. Pero sí y sólo sí tu nueva deidad así lo determina. Puedes ser cultintelectual y leer a tiempo parcial ¿Podemos deducir (por omisión) que esa divinidad omnipotente que tenemos en casa no lee? (nos reservamos la opinión al respecto). Por otra parte ¿Cuál es el objetivo último de la lectura? ¿Sabemos qué hacer con lo que leemos, cómo aplicarlo en la actividad cotidiana? (vale, hay cosas que mejor no aplicar. De hecho, hay cosas que sería mejor ni siquiera haber leído, peeero).

‘Si vivís juntos, compra papel higiénico y leche sin que se lo digas (mucho menos se lo vayas a echar en cara, claro).’

¿Para qué se va a establecer una competición (y/o enfadarse) si la compra, desde siempre, es una labor femenina? ¿Por qué no liberarle de la engorrosa labor de ir al supermercado después de un día largo y cansino si, total, ya estamos acostumbradas a hacer la compra e ir cargadas como mulas ¿Qué más da un detallito de nada?

‘Sorpréndele con algo que no esperaría que hicieras’

Una cena romántica (y vuelta con la cantinela del romanticismo), la colada, limpieza de la cocina y/o el baño… Esas cositas de nada que toda/o buen(a) amante hace de modo altruista (especialmente ella, no vaya a ser que al marqués se le cansen las manos), espontánea y alegremente, por su objeto de amor.

¿Qué me has hecho de cena?

Me dijiste clavando en mi pupila

Tu pupila azul

¿Qué me has hecho de cena?

¿Yo? Nada.

‘Pero he limpiado el baño y te compré calcetines’

 (¿eso te encanta?)

(Pensé mientras me hablabas y ponías cara de sorpresa y me brillaban los ojos).

(¿Qué me estás contando?)

 Yo querría que la cena me la hicieras tú.

La limpieza del baño, la colada, calcetines nuevos inesperados. ¿Quién no sueña fervorosamente con que su amorcito le regale cosas útiles en un arrebato de fogosidad? ¿Cómo no va(mo)s a querer, pasional y lujuriosamente, a alguien que nos trate así?

El reparto de tareas o las actividades conjuntas son venganzas que han pensado las feministas esas porque se aburren cuando estamos viendo un buen partido. ¡Estas mujeres no entienden nada! ¿Puedo hacer unas preguntas? ¿Cómo entendéis vosotros el deporte (en cualquier modalidad)? ¿Para qué sirve? ¿Qué sentido tiene? (¿Serán preguntas trampa?).

Hasta aquí la sarta de gilipolleces que no lo son en sí, sino que se convierten en al realizarse de manera unilateral o con el objetivo o creencia de que son claves para el éxito y dominio en la relación amorosa. Dominio y amor no encajan muy bien, salvo en el apartado de juegos sexuales, siempre y cuando todos los componentes estén de acuerdo. Ahora intentemos analizar/desglosar lo que nos preguntábamos al principio.

 Femenino vs Masculino, hacer el gilipollas ¿Dónde está mi amor propio? Ser un/a espabilado/a

  • Las chicas son solícitas y tienen detallitos con sus chicos. Ellos les arreglarán casi cualquier avería doméstica (por ejemplo). ¿Femenino es no enfadarse o ser comedida y masculino tener permiso para expresar la ira y justificarlo con la testosterona? ¿Femenino es ocuparse siempre de los pequeños detalles y no esperar nada porque es de desagradecidos mentar que también sería deseable un poco de reciprocidad? ¿Masculino es esperar continuamente la resolución de una demanda o deseo, no  agradecerlo y no tener un detalle
  • Algunas, por no decir todas, de las anteriores son, atención, hacer el gilipollas si siempre es la misma persona (a veces ella asume gustosamente ese rol y cuando se cansa o espera algo y no lo obtiene entra en cólera sin haberlo expuesto antes constructivamente) la que se esfuerza. No hay (a estas alturas al menos no debiera) un rol específicamente masculino o femenino en la realización de estas tareas o acciones. Los enfados pueden (y deberían por lo general) verbalizarse y deshacerse de la ira con el desahogo. Tener un detalle no es de blandengues, es de personas que disfrutan haciendo sentirse bien a otras.
  • No tener un mínimo de amor propio, no confundir con el orgullo, que es más bien soberbia puede significar, a estos efectos, que una relación sana con previsiones de durabilidad habría de basarse en la igualdad, en el humor y en la amistad, no en que alguno de los integrantes del par esté, y así lo haga ver y lo determine, por encima del otro.
  • Ser un/a espabilado/a (y puede acabar en algo perjudicial y dañino) consiste, en términos de pareja, en aprovecharse de una posición de poder más o menos (invisible) delimitada y utilizarla para chantajear emocional y psicológicamente a la pareja. Por ejemplo con la cuestión de los celos:

    celos1
    -¿Pero tú, de qué vas? -De campin gas

         -Déjame ver tu móvil.

         -Dame las claves de tus cuentas.

         -Si no me las das es que no me quieres lo suficiente.

Este tipo de situaciones no significan amor sino desconfianza e inmadurez. Un espacio de privacidad respetada es importante y constructivo. Nunca el hecho de no compartir una contraseña o de la necesidad compulsiva de conocer todos los movimientos del otro significa que nos quiere más (y mejor).

A veces todos/as debiéramos replantearnos, antes de elegir o decidir formar una pareja, si esa persona con la que estamos ahora mismo es nuestra igual, qué nos aporta (excluir para esto el factor económico es una buena idea) y si nos sentimos bien tratados/as con ella y no que parezca que solamente estamos juntos porque nuestro entorno (amigas/os) nos da el visto bueno porque conjuntamos bien (¿queremos tener un complemento a juego con nuestros vestidos?). Entonces tal vez tendríamos que plantearnos la trayectoria de nuestras relaciones y cuáles son nuestros objetivos vitales. ¿El/ella es un/a capullo/a? o ¿Yo estoy un poco atontado/a? Preguntaos eso a ver qué sale.

Diván Inquieto, marzo 2015

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 comentarios sobre “Amor estrafalario (por decir algo)

  1. Me parto con tus post. Me encanta como dejas que cada uno llegue a sus propias conclusiones y yo también digo “venga ya, hombre!” en la mitad de los párrafos que expones 🙂

    1. Graacias 🙂
      Te voy a resumir la respuesta, que a su vez será desarrollada en otra aventura de ‘pero, ¿qué me estás contando?’ A veces no me extraña que se crean ese tipo de cosas #telojuroporloquesea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *