La infancia robada de Jane Eyre

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

La infancia de Jane

La experiencia, la evidencia y los estudios dicen que la base del carácter, autoestima y desarrollo de la personalidad, son forjados en la infancia, si bien el factor genético tiene cierta importancia, podríamos decir que somos lo que vivimos.

En base a estas afirmaciones, ¿qué creéis que podríamos afirmar sobre la evolución y autocrianza de Jane? Decimos autocrianza porque es una persona no querida, repudiada y maltratada. Su educación consiste, en muchos momentos, en autoprotegerse para evitar que en los atropellos hacia su persona haya más saña y crueldad. La visión que puede tener de ‘su mundo’ es la de un lugar hostil en el que no entiende el motivo del odio e indiferencia que los demás le profesan. Las quejas hacia ella se basan en sus silencios, su tristeza y su supuesta insubordinación. Los hermanos Reed la atormentan de modo habitual, John disfrutaba con cualquier tipo de tortura, es una de esas personas frías e insensibles que  sólo disfrutan y se sienten vivos por medio del dolor ajeno ¿Qué esconde eso? Un terrible sentimiento de inferioridad, envidia y amargura. Mientras, sus primas  y las criadas (casos no justificables pero débilmente comprensibles) son las silenciosas e indiferentes cómplices del abuso psicológico. Y una ‘madre mafia’ que parece adorar a sus modosos, fríos y desagradables hijos forjando ese carácter de sicarios por medio del silencio cómplice ante los atropellos hacia su sobrina.

infancia jane-eyre-1983gateshead

Por una parte vemos ya dos cosas: tortura psíquica hacia Jane (podríamos hablar de bullying o mobbing, dos de las lacras más perniciosas de nuestros días) y ese sentimiento de familia mafia: todo lo bueno y sólo lo bueno para los míos y nada para los demás. Más aún, los demás son solo objetos que podemos utilizar, manejar o pisar a nuestro antojo si eso nos sirve para progresar en nuestra miserable vida. La pregunta que me hago en relación a todo esto es: ¿es factible ser ‘buena persona a tiempo parcial’? Mi respuesta es categóricamente que NO. Y vosotros/as, ¿qué pensáis al respecto?

Ya en Lowood, esperanzada por un potencial cambio de rumbo en su vida, Jane conoce la amistad pura, Helen Burns se convierte en su mitad. La criatura angelical y dócil que, a pesar de sus inclinaciones hacia el misticismo, que Jane no acierta en ocasiones a entender, tanto por su pensamiento ‘diferente’ como por el terror que siente ante la inminente desaparición de su fiel compañera, y el anhelo de la muerte como fin de sus dolores anímicos y corporales, comparte con esta niña la única amistad sincera que conocerá casi en toda su existencia. La amistad, qué bonita palabra y qué difícil acción.

¿Cuáles son los parámetros de la forja de una amistad y cómo han ido cambiando con el tiempo?

Anycka HC para Norma Jean, 2013

Revisión, agosto 2015, en Diván Inquieto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *