Intertextualizando a Truffaut (VII) El amor en fuga

Doinel, aprendiz de amante

El devenir vital (pre)supone un proceso de maduración y evolución constantes. Las experiencias, alegrías, decepciones, frustraciones y fracasos van conformando la esencia de la personalidad, forjando el carácter y el modo, más o menos adaptativo, de desenvolverse en las situaciones cotidianas y de creación de la propia autoimagen.

colette
Colette

Antoine ha ido moldeándose en base a desencuentros, faltas y pérdidas. Una constante en su vida ha sido el no poder entender el porqué de la carencia de una familia ‘normal’, de esas en las que todos los miembros se sienten importantes, queridos y aceptados. La recurrente táctica de la mentira en su etapa infantil es explicada: cuando decía la verdad no me creían, entonces, mentía. Los intentos por llamar la atención de su madre demandando migajas de amor eran constantemente coartados. El rechazo de las féminas, Colette en primera instancia, Christine en otra etapa debido a su brusquedad, ayudaron igualmente a que su idea del amor romántico se alejara de lo común. Buscaba que los padres de las chicas se enamorasen de él también.

Christine
Christine

Al igual que a Doinel suele sucedernos que, en determinados momentos de nuestra vida, hemos de completar etapas. Para ello miramos a nuestro alrededor, buceando en el pasado, intentando encontrar situaciones no resueltas. Sintetizamos aquellos acontecimientos de nuestra existencia sobre los que no tuvimos una explicación coherente o satisfactoria que ayudase a comprender el desarrollo de los acontecimientos. Y surgen las dudas: ¿qué hubiera pasado si…? Mezclada a veces con el arrepentimiento.

Sin dar demasiada importancia a sucesos del pasado, más allá de intentar entendernos a nosotros mismos, por medio de la introspección, para enmendar errores y no cometer una y otra vez los mismos fallos en el futuro intentamos seguir adelante. Mas a veces es complicado y doloroso, cuesta echar la vista atrás y observar, sin permitir que las lágrimas regresen a los ojos, cómo ciertos acontecimientos traumáticos nos han condicionado y moldeado a la hora de tomar decisiones posteriores.

tabard la femme1
Fabienne

El terror a lo desconocido, tan vívido y ancestral como el mismo ser humano, supedita las acciones en base a un espectro de potenciales consecuencias, unas realistas y otras tenuemente imaginadas. Con todo, la esperanza se mantiene pese a múltiples caídas.

Las personas importantes de su pasado y presente van entrecruzándose en su vida, ayudando a aclarar y cerrar etapas inconclusas. Colette y Christine se encuentran cuando acuden a ver a Sabine (Dorothée). La persona a la que rescató (como en momentos del pasado ellas hicieran con él), rota, del suelo después de que un hombre enfadado hiciese añicos su corazón en aquella cabina. A partir de aquel momento se convirtió en su misión principal encontrar esa potencial alma gemela en el sufrimiento del amor.

sabine
Sabine

La necesidad de afecto, amor, estima y admiración es igualmente inherente al hombre. En ocasiones un juego pérfido de ensayo-error en el que se prueban límites, frustraciones, debilidades y deseos, propiciados por la inmadurez, que conllevan el sufrimiento de uno o todos los implicados en tal aventura. Otras veces se deja pasar por temor a sufrir. Y en las restantes se consigue ir creciendo, conociéndose y evolucionando a la vez que la pareja, lo que constituye por si mismo la esencia del querer, la madurez personal, la lealtad y la propia integridad del individuo

Ella le busca, él la rehúye (casi siempre sus historias amorosas han tenido esta estructura). El la persigue, ella repudia. Finalmente consigue convencerla con una prueba de amor definitiva. Y, otra vez, un espejo, radiante y feliz reflejando reconciliación. Miradas brillantes, sonrisas alegres, actitudes cariñosas.

La música, los libros, las familias de sus novias, la ausencia de la suya, las torpes aproximaciones románticas, encuentros y desencuentros, el amor mal comprendido, torpemente ensayado en burdos e infructuosos acercamientos, la necesidad de una madre apenas visible en su vida, han sido la tónica dominante en la vida de Doinel que no ha tenido más opciones que construirse sin modelos a los que seguir.

Doinel el-amor-en-fuga

Del mismo modo que soluciona entuertos sentimentales del pasado, necesita perdonar y perdonarse los conflictos con su ya ausente familia. Su padrastro falleció cuando él estaba en milicias, en el calabozo, y no pudo acudir al sepelio por escasez de recursos económicos. Monsieur Lucien (Julien Bertheau) El antiguo/principal amante de su madre le encuentra y juntos acuden a Montmartre para visitar la tumba de Gilberte Doinel (Claire Mourier), ante la cual Antoine reflexiona fugazmente sobre la pretérita niñez, su relación maternofilial y el hombre en que finalmente se ha convertido, intentando reconciliar de ese modo sus conflictos del pasado, perdonar a esa madre  necesitada y ausente y poder continuar adelante con su maltrecha existencia.

Autoestima y autoimagen se conforman tanto en base a la propia imagen personal como lo que quienes nos rodean nos devuelven en forma de actitudes, opiniones o el modo de relacionarse con nosotros, si bien a veces no se debe acatar al dedillo la opinión devuelta.

amorfugaroto
Reconstrucción de los pedazos

Sentimos la obligación de rescatar y ser rescatados. Sabernos importantes para otros es vital para el devenir de la personalidad del individuo. Lo verdaderamente importante es llegar a ser capaces de que esto no se convierta en una situación de dependencia en la que estemos esclavizados por esa necesidad y tratar de conjugarlo con los también necesarios momentos de soledad y recogimento en los que tendríamos que ser capaces de sobrevivir sin temor al silencio, regocijándonos con esos instantes de introspección y potencial crecimiento.

Anycka HC @anycka7, en Contraescritura 2013

Revisión en Diván Inquieto septiembre 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *