La televisión. The Newsroom (II) ¿Qué quieres para comer?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Intento de asalto a la capacidad de pensamiento propio

Encendemos la televisión, es el momento de la comida.

En el mejor de los casos se habla de lo acontecido hasta ese momento del día, alguna anécdota, comentario o cualquier cosa curiosa que haya podido presenciarse antes de llegar a casa. El aparato suena de fondo. Un mucho de publicidad, un muy poco de cultura, bastante de promoción de espacios sensacionalistas. Más o menos el orden del día.

En el peor de los casos domina la estancia un silencio sepulcral solo profanado por el hierático locutor de las noticias, por lo general un rostro neutro, (permitido) en el caso de conductor masculino, o de apariencia atractiva (deber) si es una mujer quien nos acompaña en ese momento. Una masacre que se puede edulcorar un poco si nos la presenta, aunque sea con toda su crudeza, una mujer de mirada dulce. Algunas noticias locales, expuestas con mayor o menor bombo dependiendo de las pretensiones del momento: ensalzar algún logro o virtud gubernamental u ocultar con una breve mención sin hacer demasiado hincapié aquello que no debe ser visto.

McAvoy (Jeff Daniels) habitaba con plácida maestría este escenario. Sus discursos moderados y meramente expositivos se adaptaban con elegante soltura al invariable repertorio del resto de competencia. La elevación del rating de su espacio se debe a su carismático atractivo personal.

El plato fuerte: los conflictos bélicos internacionales. Eso que ilustra y acompaña el tránsito entre el primer y segundo plato. Alimentamos nuestros estómagos mientras tranquilizamos la conciencia pensando que somos tan buenos, pacíficos y flexibles porque no nos metemos en berenjenales extraños.

Todas esas cruentas imágenes que desfilan por nuestras retinas no son nada, solo imágenes ficticias que acompañan nuestra necesidad básica de alimentarnos. Nos sentimos bien por que nosotros no matamos a nadie, al menos en el sentido físico del término, y necesitamos ruido constante de fondo por temor  a la tormenta de reproches familiares o al aterrador silencio.

NewsroomWill-S2-Character-Poster

Hasta que entran en escena Mackenzie (Emily Mortimer) y Jimmy (John Gallagher Jr) provenientes del conflicto bélico en directo, revolucionando el panorama, tanto a nivel práctico como en el modo de hacer. Todo el equipo, incluido el inaccesible McAvoy o la invisible Maggie (Allison Pill) y el inquieto Don (Thomas Sadoski), participa, opina, piensa y siente, generándose ya desde la base, una nueva forma de trabajo, que se materializa magistralmente en antena.

Esos noticiarios se han convertido en un nuevo pasatiempo asociado a los momentos de pitanza y reposo. La monótona exposición de cada crónica aletarga mentes y espíritus, impidiendo discernir entre ficción y realidad. Alejando las aptitudes potenciales de empatía y conmiseración por la fuerza de la costumbre que empaña la capacidad de acción.

El resultado final del compromiso personal en ese previo equilibrio de  fuerzas desemboca en un punto de vista diferente a lo que se emite en otras cadenas. Se destaca en el desarrollo de una noticia buscando nuevas perspectivas que a otros no se les ocurren. Tratando cada dilema desde el punto de vista más humano, conociendo la opinión directa y la repercusión en los principales implicados. Anticipándose a lo que puede ser un acontecimiento de  inimaginables proporciones. Y acertando en la mayoría de ocasiones tanto por los contenidos elegidos como por el modo de exponerlos.

Esta virtud de recuerdo del desarrollo de la capacidad del pensamiento crítico, a la par de la evolución personal de McAvoy y del entusiasmo que Mackenzie insufla en sus colaboradores, hacen que News Night se convierta en  un referente de exhaustividad y transparencia.

Por estas características de imparcialidad, acoso a la corrupción y desmantelamiento de falacias, fariseos e incongruencias es por lo que en nuestras pantallas no puede existir, en estos momentos oscuros que habitamos, este tipo de espacios más allá de la ficción.

De haber un informativo de tales características sin dudarlo me convertiría en muy fan de esa realidad multifactorial.

Anycka HC  en Iwrite, 2013

Revisión para Diván Inquieto, mayo 2015

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *